Impulsar la corresponsabilidad en el cuidado de la Casa Común

La Escuela de Pastoral Educativa celebró su III edición que profundizó en la Laudato Si’ y la importancia del cuidado de la creación

Más de 120 educadores de las distintas etapas escolares se han reunido en la III edición de la Escuela de Pastoral Educativa de Escuelas Católicas de la Comunidad Valenciana que se ha celebrado en el centro Arrupe de Valencia el viernes 14 y el sábado 15 de abril.

Este año, la segunda encíclica del papa Francisco “Laudato sí” ha sido el texto sobre el que se ha reflexionado a través de experiencias vivenciales, dinámicas, charlas y talleres con los que se ha buscado fomentar la creatividad e impulsar la co-responsabilidad en el cuidado de la casa común. Aspectos que debe tener el educador para  después poderlo transmitir al alumnado. “Entre los colegios se va contagiando la idea de venir a una Escuela de  Pastoral como esta. Aquí uno no llega y se sienta, aquí siempre hay  una sorpresa de bienvenida, actividades…”, explica Manuel Albarrán, uno de los organizadores, del colegio esclavas del Sagrado Corazón.

Los asistentes, que llegaron cubiertos con antifaces y ayudados por los voluntarios, han pasado gran parte de la jornada entorno al Jardín de la Creación alborado con materiales reciclables o reutilizados. Las jornadas, que también han tenido lugar en exteriores, han «provocado» la búsqueda interna espiritual de cada asistente hiciera una a través del contacto con la naturaleza, el aumento de la percepción a través de  los sentidos y por medio del silencio.

Una reflexión sobre la crisis política y económica que vivimos actualmente y cómo está intrínsecamente ligada a una crisis de valores ha sido otro de los ejes de la III edición de la Escuela de Pastoral. «Esto ya no es la evolución del Homo Sapiens, es la del Homersapiens”, explicaba en tono humorístico haciendo un guiño a la  famosa serie televisiva Ferran Lluch, delegado diocesano de Pastoral de Medio Ambiente y Ecología de la Diócesis de Valencia, para demostrar que el ser humano cree “ser el ombligo del mundo”.

La III edición de la Escuela de Pastoral está organizada por un equipo coordinador de 16 educadores voluntarios que proceden de diferentes colegios. De esta forma, los centros trabajan en red y la Escuela de Pastoral se convierte en un lugar de intercambio de experiencias, superando el tópico de que los centros educativos viven aislados unos de otros, “los colegios con más futuro son los que abren puertas y  ventanas a la realidad que los circunda”, afirma Carles Such, escolapio y ponente durante el fin de semana.

Escuelas Católicas critica que la educación sea “moneda de cambio” político

Escuelas Católicas en su momento criticó reiteradamente la forma en la que se tramitó la LOMCE, así como algunos de sus contenidos. No obstante ahora no puede sino lamentar profundamente que la educación vuelva a ser moneda de cambio político y que se muestre tan poco respeto hacia la comunidad educativa. 

Esta decisión unilateral de paralizar la aplicación de la LOMCE en un periodo de interinidad gubernamental, sumada a los continuos intentos de enfrentar a la enseñanza pública y a la concertada, en lugar de contribuir a que trabajen unidas y de forma complementaria, nos aleja mucho de lograr un sistema educativo de calidad, equitativo y libre.  El debate del pleno del Congreso de los Diputados que acaba de tener lugar ha puesto de manifiesto una vez más que no hay acuerdo sobre la educación en nuestro país. “Los políticos se llenan la boca con palabras grandilocuentes sobre la importancia de la educación y de alcanzar un pacto educativo, cuando la realidad es que parecen expresiones vacías que sirven de excusa para repetir la espiral de politización de la educación y escenificar en estos momentos de incertidumbre sus posturas ideológicas”, destaca la presidenta de ESCACV, Vicenta Rodríguez. “No se ha pensado en las consecuencias inmediatas que puede tener para la organización práctica de los centros y para los alumnos una derogación de la LOMCE a estas alturas” explica.

Cierto que la LOMCE tiene muchas carencias y que en su tramitación faltaron los acuerdos necesarios, tal como Escuelas Católicas denunció repetidamente en su momento. Pero no es menos cierto que con este intento de derogación se está cayendo en el mismo error que se pretende subsanar: tomar decisiones sobre educación sin un consenso real. Algo especialmente grave en las actuales circunstancias de interinidad política, que no propician el marco más idóneo para tomar medidas legislativas de este calado. En definitiva, Escuelas Católicas lamenta profundamente que de nuevo los alumnos y sus familias, los centros y los profesores, deban soportar la incoherencia, irresponsabilidad e insensatez de nuestros políticos.

Escuelas Católicas es actualmente la federación mayoritaria de la enseñanza concertada, que en la Comunidad Valenciana representa a cerca de un 30% de la enseñanza obligatoria y agrupa a 293 centros, con 162.617 alumnos y 11.682 profesores.

El debate sobre la jornada continua debe centrarse en los intereses del alumnado

Escuelas Católicas de la Comunidad Valenciana (ESCACV) considera que el reciente debate sobre la jornada continua debe responder a la pregunta “¿qué es lo mejor para nuestros alumnos?” Para la federación mayoritaria de la enseñanza concertada los resultados de la experiencia piloto iniciada por la Consellería de Educación en 2013, y que implantó la jornada continua en nueve centros, han sido “desalentadores”. Las pruebas diagnósticas empeoraron y el número de alumnos que repitieron curso aumentó. Como explica la presidenta de ESCACV, Vicenta Rodríguez, “no existen evidencias pedagógicas de los beneficios de la jornada continua en el rendimiento académico del alumnado que justifique la generalización de la jornada continua”. “De hecho, si echamos un vistazo a las autonomías con mejores resultados en el informe PISA nos da pistas de que la jornada partida es la  mayoritaria en comunidades con mayor puntuación como Madrid, Navarra o Castilla y León”, explica Rodríguez, quien pone en duda también la idoneidad de la jornada continua “para facilitar la conciliación laboral de los padres”.

Escuelas Católicas considera que la propuesta de la jornada continua es un tanto “precipitada”. En el consejo escolar celebrado ayer se reconoció el derecho del titular de los centros educativos concertados. De esta forma, queda claro que la iniciativa para solicitar la modificación del horario lectivo en los centros privados concertados corresponde a la titularidad del mismo.